Allí estaba…

Allí estaba, postrado en la silla que su cuerpo tanto había aborrecido durante los dos últimos años. Dos años muy ajetreados de aprender, memorizar, leer y releer… Pero sin duda, dos años de mala organización, que abocaban su rutina sobre los papeles esparcidos desordenadamente por el escritorio, sin dedicar ni una pequeña parte de su tiempo a algo más que estirar las piernas de la cocina a la habitación y de la habitación a la cocina, porque como todo el mundo sabe, el estrés y el cansancio mental incitan a abrir la nevera más de lo que uno desearía.

Esta vez tenía el libro de historia de España abierto sobre la mesa, justamente en la página de un nuevo temario: Guerra Civil.

Lógicamente no era la primera vez que oía del tema, una historia de la que nuestros abuelos y bisabuelos formaron parte no se olvida así como así, pero en su cabeza sólo sonaba lo mismo una y otra vez, y no era precisamente el helado de chocolate que lo llamaba desde el congelador: No habíamos cambiado absolutamente nada.

Es muy sencillo, ir a Google, teclear “Guerra Civil Española” y la cantidad de fotografías de cadáveres tendidos en el suelo no deja indiferente a nadie. Y ahora, las mismas imágenes aparecen continuamente. La única diferencia es que ahora están en color, es irónico.

¿Por qué? se preguntaba una y otra vez.

Su agenda ardía, los exámenes parecían quemar las hojas, los deberes y trabajos amontonaban los días numerados en un papel, y sin embargo, él seguía sentado, mirando las páginas sin verlas de verdad. En esos mismos papeles se explicaba una guerra que no hacía ni un siglo que había derramado sangre en aquellas mismas tierras. Una guerra entre hermanos decía, por ejemplo, Salvador Espriu.

Hermanos… sonaba en su cabeza repetidamente.

Y es que exactamente, no tan sólo eran hermanos los dos bandos enfrentados en el antiguo al-Ándalus, siguen siendo hermanos ahora incluso los que hay en el norte y el sud, este y oeste. El mundo se nos ha quedado demasiado pequeño, ya no tiene sentido poner fronteras porque al fin y al cabo todos formamos parte del mismo barco, pero es absurdo, no aprendemos.

Será que el ser humano no sólo tropieza dos veces con la misma piedra…

Suspiraba. ¿Cómo podría él cambiar la situación? ¿Cómo podría encontrar la manera de calmar las ansias que tenía su esperanzada juventud de cambiar el mundo? ¿Quién no sueña con eso? ¿Quién no sueña con un mundo respetuoso, donde se dejen de lado la xenofobia, el racismo, las guerras, las armas, la sangre derramada por el beneficio propio, donde se dejen de lado el egoísmo que mata al resto y las ideas que llegan al extremo?

Y sin embargo, allí estaba él, con el libro abierto de par en par, justo en la portada donde ponía “Guerra Civil Española”, siendo consciente de que en otras partes del mundo seguía pasando exactamente lo mismo.

Haz clic en Allí estaba… para escuchar esta entrada 

Advertisements

2 thoughts on “Allí estaba…

  1. Buen relato hija, pero, lamentablemente, el punto de vista del muchacho de la historia no lo comparte una gran parte de personas, si fuese así, no habría el odio que hay entre razas, la codicia, el ansia de poder, el querer imponer unas ideas sobre otras aunque sea a la fuerza, media población, seguramente más, va con buenas ideas, utopías, con “el cirio en la mano”, y la otra media, que seguramente son menos, se aprovechan de ello, y por desgracia, estos últimos son los que triunfan. Y no hace falta irse fuera de éste país.

    1. Gracias, papá. Y es cierto, el mundo es el que es desde hace mucho tiempo, y las situaciones se repiten una y otra vez en cualquier parte. Aun así, cada pequeño gesto cuenta, y lo primero es darse cuenta de cómo son las cosas en realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s