Sólo el vapor fue amado por el cielo

Escuece dulcemente como el cristal que corta la piel y raja las arterias, la que llega hasta el anular, por ejemplo.

Escribo, pero esta vez no importa si no tiene sentido. Escribo desordenado, quizá faltan comas o quizá sobran, quizá faltan puntos o ni siquiera está acabado, quizá utilizo metáforas o me refiero a lo literal. ¿Quién sabe? Yo tampoco lo sé. Qué gracioso, si al final será que todos tenemos un Sócrates dentro. “ἓν οἶδα ὅτι οὐδἐν οἶδα. Scio me nihil scire.”

¿Siento que es un verbo en imperfecto? ¿Rompía? ¿Es una acción acabada? ¿O tal vez una desiderativa con subjuntivo? ¿Ojalá el vapor no se congelara? ¿Y si utilizo el gerundivo del latín? ¿Vapor ama…delendum est? Si será que también tenemos un Catón dentro, qué curioso. Qué bonita costumbre tenemos con destrozar lo que tanto nos ha costado construir.

¿Y si probamos con copulativas? ¿El vapor está roto? ¿Está con o sin romper? ¿Se está rompiendo o se ha roto? ¿Qué siente el vapor al romperse? Se preguntaba la interrogativa, pero ¿y si quizá son retóricas?

¿Dónde irás,  πλοιον? Vaya, querido vocativo, deja que te pregunte: ¿sabes navegar? ¿sabes dónde quieres ir? ¿Ιθάκη, Βυζάντιον? Puedes ir a Σούνιον si quieres, sólo tienes que cerrar los ojos. Oh, he puesto acento en sólo, vaya, otra vez. ¿Por qué los pequeños detalles acaban desapareciendo? ¿Y si es la RAE que poco a poco se va deshaciendo de lo que no le interesa? Dentro de poco a la palabra amor se le caerá la a y le crecerá un ir.

¿Y si el vapor cuando se rompe se siente como el acento del solo? Oh, ya no está.

Está o no está. Ser o no ser…

“¡Ser o no ser: He aquí el problema! ¿Qué es más levantado para el espíritu: sufrir los golpes y dardos de la insultante fortuna, o tomar las armas contra un piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas? ¡Morir…, dormir; No más!

¡Y pensar que con un sueño damos fin al pesar del corazón y a los mil naturales conflictos que constituyen la herencia de la carne!

¡He aquí un término devotamente apetecible!

¡Morir…, dormir! ¡Dormir!…¡Tal vez soñar!”

¿Soñamos? ¿Me sueñas? Yo no sé si te sueño o te pesadillo, pero se hace pesado soñarte en pesadillas. Qué aliteración tan improvisada, ssss sssss, como el silencio de mis gritos susurrando tu nombre. Vaya, una personificación, tal vez el vapor también lo es porque el hielo no puede romper su corazón. Espera, espera ¿Ah, no? ¿El hielo rompe? ¿El vapor está roto?

Hoy no sé si me faltan palabras para decir lo que siento o me falta saber lo que siento para decirlo con palabras.

Mal de mar. Eso será. Que el vapor está a la deriva, llamemos al sueño para que el vapor no muera.

¿Existen las canciones susurradas por la noche que no pierdan los acentos?

¿Y el hielo? No lo sé, nadie lo sabe, quizá se descongela o congela lo que toca. ¿Y si el hielo congela el vapor? Oh, ¿qué dices, vocativo? ¿que quizá el vapor evapora el hielo? Ja ja, no me hagas reír, el hielo prefiere reírse con otro tipo de humo. Es una lástima que el vapor fuera engañado como una bonita y traicionera pasiva en la que el complemento agente no se digna a aparecer. Es gracioso, porque el agente que ahora es hielo, antes era cielo, y la pasiva era diferente, antes tenía el acento del solo. Me pregunto cuándo lo perdió.

Y de mientras, ¿cómo llora el vapor? ¿llora en silencio o a gritos? No lo sé, nadie lo sabe, pero esta noche, el vapor, en lugar de morir, se va a dormir. O tal vez a soñar.

Haz clic en Sólo el vapor fue amado por el cielo para escuchar esta entrada

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s