Almas de alas encantadas

Siempre esforzándose, siempre empeñándose en aquello en lo que no se tenía que empeñar; siempre intentando, siempre luchando por aquello que no hacía más que quemar.

Y es que esta vez cambia la mirada y cambia el mirar, cuando antes sólo miraba a la nada y recordaba para olvidar.

Así que ahora, que sea el Sol el brille bajo los pies y que sea la luna la recoja al dar un traspié; no hay mejor cuna que la laguna que reina en la piel.

Acaríciala, siéntela.

Mas que no te engañe la dureza de la belleza corrompida ya que sigue siendo suave como la seda y dulce como la miel.

Con el tacto, vístela.

Y aunque intimide el contacto, no hay mejor tela para cubrir una herida que tiembla. Una herida vencida en el acto que vierte sangre pero mantiene el corazón intacto.

Bésala.

Son las almas de las alas encantadas las que venden besos a granel tan sólo a aquellos que se quemaron alguna vez.

Haz clic en Almas de alas encantadas para escuchar esta entrada

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

3 thoughts on “Almas de alas encantadas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s