Presentación

Hoy recuerdo.

El paso del tiempo es uno de los temas sobre los que he escrito bastante. De los recuerdos. De la memoria. De todo aquello que forma parte de mí y me hace ser quien soy.

Incluso a veces imagino los posibles recuerdos de alguien. Alguien sin nombre y sin rostro, como me pasó en Grecia, por ejemplo.

Sin duda alguna, es un viaje que jamás olvidaré, y que ahora forma parte de mí. Recuerdo mirar cada rincón, cada columna, cada resto, y pensar: cuántas cosas habrán pasado en este lugar, cuántas personas habrán reído justo aquí, habrán llorado, habrán amado. Y sentirme afortunada de poder apreciar, en lo que queda ahora, la inmensidad de lo que hubo.

Y es inevitable, al escuchar “Atenas”, “Delfos”, “Micenas”, me vienen a la mente todos los recuerdos como una deliciosa bocanada de aire que me hace suspirar. Escuchar “Súnion”, y en mi cabeza siempre continúa, “t’evocaré de lluny amb un crit d’alegria”…

Pues bien, hace unos días leía mis antiguos escritos, y por un lado pensaba que ahora hablaría de los mismos temas pero de otra manera, mientras que por el otro, era consciente de que ahí se veía mi paso del tiempo. Y sinceramente, me parece maravilloso. No tan sólo tengo fotografías que me ayudan a recordar momentos, sino que además, tengo escritos que me ayudan a recordar lo que alguna vez pensé.

Y todo se trata de eso: de recordar. No tengo nada mejor que decir en la “Presentación” del blog: es tan sólo una parte de mí, de lo que era, de lo que soy y de lo que seré. Este es mi rincón donde reír, llorar, amar. Y cuando pase más tiempo y vuelva a leerlo, espero sentirme afortunada de poder apreciar, en lo que seré, lo que una vez fui.

 Haz clic en Recuerdo para escuchar esta entrada